martingarri
aka Martín Garrido
dirección de arte & diseño
MARTINGARRI.MG [ AT ] GMAIL .COM

Soy director de arte & diseñador multidisciplinar con 15 años de experiencia tanto en grandes agencias como en pequeños estudios.



Creo que el mundo es mejor cuando es bonito y me gusta contribuir a ello; por eso hago marcas, webs y letras bonitas y funcionales, de una en una. Me intereso por el branding, la tipografía, el lettering, la caligrafía, la ilustración y la fotografía.

He tenido la suerte de poder aprender en un amplio abanico de departamentos a lo largo de mi carrera, como son: el de becarios, el de diseñadores y maquetadores tanto digitales como editoriales, el de directores de arte, dirección creativa, copies y community management. Para proyectos online, print, branding, naming, marketing directo, diseño responsive, editorial, webs presenciales y grandes portales, con e-commerce incluidos. Lo que me da una visión amplia de las necesidades y posibilidades que los proyectos precisan.
Ayudo a las marcas a lanzar y hacer crecer su negocio.

Portafolio

Proyectos selectos

Website

Idea y diseño

Startup

Idea, negocio, marca, web, ...

Marca

Logo y etiquetas

Marca

Logo y website

Diseño

Campañas, cartas de menú, imágenes...

SEAT

Campañas, websites, dirección de arte...

Twitter

LinkedIn

Flickr

Society6

DesignByHumans

TeePublic

Bio

Para los muy lectores...

martingarri empezó a demandar atención a su madre el noveno mes del año setenta y nueve, un jueves trece, justo al nacer por el procedimiento estándar; seguramente empezó a molestar a su padre algún mes antes aunque no hay constancia de ello. En ese momento empezó a ser conocido como Martín Garrido.

Tras años de simular en diferido el interés por el estudio, consiguió engañar a sus padres (una vez más) para que le dejaran seguir buscando su camino, y entonces se decidió por el diseño gráfico; porque le gustaba dibujar desde pequeño, porque ya tenía un ordenador en casa desde hacía años y porque sabía que no iba a tener que estudiar mucho en realidad. También le pareció más ecológico dejar de pintar papel para pintar píxels y así es como se interesó más por el diseño web. Eso y porque ama el Ctrl+Z.

Sea como fuere, consiguió dos trabajos en sus dos primeras entrevistas antes de terminar la carrera, cada uno de media jornada, y se sintió el mejor del mundo; pero la verdad es que eran años de bonanza en España, especialmente para los becarios. Y el Flash por todas partes. Por cierto, está orgulloso de poder decir que sigue colaborando con una de esas dos empresas, de vez en cuando.

Y entonces llegó la crisis de las .com allá por el 2002 y no quedó otra que meterse a freelance. Pasó frío ese invierno y aprendió mucho. En algún momento perdió el norte y empezó a trabajar en una agencia de publicidad, cuando lo único que sabía él del tema era por los festivales de Canal+ que vio alguna madrugada; además, para hacerlo en una cuenta de coches bastante conocida, sin tener él ni coche ni carnet. Aún así, disimuló casi 3 años sin moverse de la silla.

Enloqueció tanto que se abrió cuenta en Twitter, en su momento lo hizo sin vergüenza e incluso sintiéndose un 'early adopter' (y sí, cuando se enteró de su significado se avergonzó hasta de saber el término). Superado eso y con muchas canas más, llegó la crisis de verdad y pudo capearla hasta que ya no la quiso seguir capeando.

Era el 2011 y decidió ir a ver crisis extranjeras. Y chinos en su hábitat natural. Viaje al canto. Y se acostumbró a dormir en hostales asiáticos por 5$ la noche; y no le quedó otra que adaptarse, incluso, a descansar en ellos. A todo esto, nunca encontró otra crisis y eso que la estuvo buscando durante un año por más de 15 países.

Aprendió sobre el movimiento slow (slow-life, slow-work y slow-food) y trata de aplicarlo en su día a día. También se ilustró algo sobre la meditación y un poco menos sobre el yoga; aunque sigue formándose. Que la comida fuera sana se volvió imprescindible.

Tras mucho recorrer volvió a Barcelona, su ciudad, para rellenar la cuenta bancaria, que se había quedado tiritando después de tanto paseo, y para recuperar las duchas con agua caliente, que las echaba un poco de menos. Varias depresiones post-vacacionales consecutivas más tarde, emprendió y erró un par de veces, pero por lo menos pudo seguir aprendiendo y también empezó a mostrar algunas ilustraciones, sobre todo para intentar convertirlas en camisetas. Luego pudo cumplir el dicho: en casa de herrero, portafolio en Behance.

Últimamente ha tenido el gusto de ayudar a una ONG con una ilustración; a unos cortadores de diamantes con una web; a unos fideos deliciosos con diseño gráfico; a una empresa de camisetas con un poco de todo; y seguro que podría ayudarte a ti también :)

Clientes, socios y compañeros

He tenido la suerte de trabajar con:

Contáctame

+34 654 483 450

martingarri.mg [ at ] gmail .com